Jiddu Krishnamurti texts Jiddu Krishnamurti quotes and talks, 3000 texts in many languages. Jiddu Krishnamurti texts

Cartas a las Escuelas

Primero de septiembre de 1979

¿Por qué se nos educa? Tal vez nunca se haya formulado usted esta pregunta, pero si lo hace, ¿cuál es su respuesta? Muchos motivos se exponen para la necesidad de que se nos eduque, argumentos que son razonables, muy útiles y mundanos. La respuesta habitual es que se nos educa para conseguir un empleo, para tener una carrera exitosa o para que adquiramos destreza con nuestras manos o nuestra mente. Se pone un gran énfasis en la capacidad de la mente para que ésta encuentre una buena y provechosa carrera. Si usted no es intelectualmente brillante, entonces se vuelve muy importante que tenga habilidad con sus manos. La educación es necesaria, se dice, para sostener a la sociedad tal como es, para que uno se adapte a un patrón puesto ahí por lo que llaman el orden establecido, sea éste tradicional o ultramoderno. La mente educada tiene una gran capacidad para reunir información acerca de casi todos los temas - arte, ciencia, etc. Esta mente informada es escolástica, profesional, filosófica. Semejante erudición es muy elogiada y reverenciada. Esta educación, si es usted estudioso, inteligente, rápido en aprender, le asegurará un futuro brillante, dependiendo esa brillantez de su situación social y del medio en que actúa. Si no es usted tan brillante en esta estructura educacional, llega a ser un jornalero, un obrero en la fábrica, o tiene que encontrar un lugar en los fondos de esta muy compleja sociedad. Este es generalmente el modo en que opera nuestra educación.

¿Qué es la educación? Es esencialmente el arte de aprender, no sólo de los libros sino del movimiento total de la vida. La palabra impresa ha llegado a adquirir extremadísima importancia. Uno aprende lo que otras personas piensan, las opiniones de esas personas, sus valores, sus juicios y una variedad de sus innumerables experiencias. La biblioteca es más importante que el hombre que posee la biblioteca. El mismo es la biblioteca y supone que está aprendiendo por la constante lectura. Esta acumulación de informaciones como en una computadora, se considera una mente educada, sofisticada. Después están los que no leen en absoluto, que son más bien desdeñosos con lo otro y se hallan absorbidos en sus propias y afirmativas experiencias egocéntricas.

Reconociendo todo esto, ¿cuál es la función de una mente holística? Por mente entendemos todas las respuestas de los sentidos, las emociones - que son por completo diferentes del amor - y la capacidad intelectual. En la actualidad concedemos una importancia fantástica al intelecto. Entendemos por intelecto la capacidad de razonar lógicamente, con cordura o sin ella, objetiva o personalmente. Es el intelecto con su movimiento del pensar el que produce la fragmentación de nuestra condición humana. Es el intelecto que el ha dividido al mundo lingüísticamente, nacionalmente, religiosamente - ha separado al hombre del hombre. El intelecto es el factor central de la degeneración del hombre en todo el mundo, porque el intelecto es sólo una parte de la condición y capacidad humanas. Cuando la parte es exaltada, cuando se encomia y se le rinden honores, cuando asume una importancia extrema, entonces nuestra vida, que es relación, acción, conducta, se vuelve contradictoria, hipócrita, y aparecen la ansiedad y la culpa. El intelecto tiene su lugar, como en la ciencia, pero el hombre ha utilizado el conocimiento científico no sólo para su propio beneficio sino para producir instrumentos de guerra y de polución terrestre. El intelecto puede percibir sus propias actividades que originan degeneración, pero es completamente incapaz de poner fin a su propia decadencia porque él es, esencialmente, tan sólo una parte.

Como dijimos, la educación es la esencia del aprender. Aprender acerca de la naturaleza del intelecto, de su dominación, de sus actividades, de sus vastas capacidades y su poder destructivo - todo eso es la educación. Aprender la naturaleza del pensamiento, que es el movimiento mismo del intelecto, aprenderla no de un libro sino del mundo que a uno lo rodea - aprender lo que exactamente está ocurriendo, sin teorías ni prejuicios ni valores, eso es la educación. Los libros son importantes, pero mucho más importante es aprender el libro, la historia de uno mismo, porque uno es toda la humanidad. Leer ese libro es el arte de aprender. Está todo ahí, las instituciones, las presiones que ejercen, las doctrinas e imposiciones religiosas con sus creencias y su crueldad. La estructura social de todas las sociedades es la relación entre los seres humanos con su codicia, sus ambiciones, su violencia, sus placeres, sus ansiedades. Está todo ahí si uno sabe cómo mirar. El mirar no es hacia adentro. El libro no está ahí afuera ni oculto dentro de usted; está alrededor de usted - usted forma parte de ese libro. El libro le cuenta la historia del ser humano y ha de ser leído en sus relaciones, en sus conceptos y valores. El libro es el núcleo mismo de su ser, y el aprender consiste en leer ese libro con exquisito cuidado. El libro le cuenta la historia del pasado, cómo el pasado moldea su mente, su corazón y sus sentidos. El pasado moldea el presente modificándose conforme al reto del momento. Y en ese inacabable movimiento del tiempo están atrapados los seres humanos. Este es el condicionamiento del hombre. Este condicionamiento ha sido la eterna carga del hombre, la carga de usted y la de su hermano.

Los filósofos, los teólogos, los santos, han aceptado este condicionamiento, han permitido su aceptación, aprovechándose al máximo de ello; o han ofrecido escapes hacia fantasías de experiencias místicas, de dioses y cielos. La educación es el arte de aprender acerca de este condicionamiento y aprender la manera de salir de él, la manera de liberarse de esta carga. Existe una salida que no es un escape, el cual no acepta las cosas como son. La salida no consiste en evitar el condicionamiento ni en reprimirlo. La salida es la disolución del condicionamiento.

Cuando usted lee esto o cuando lo oye, dé se cuenta si está escuchando o leyendo con la capacidad verbal del intelecto o con la cuidadosa solicitud de la atención. Cuando existe esta atención total, no hay pasado, sino sólo la pura observación de lo que realmente está ocurriendo.

Cartas a las Escuelas

Primero de septiembre de 1979

Jiddu Krishnamurti, Cartas a las Escuelas. Textos libros conversaciones filosofía. Letters to Schools 1978...1983. Jiddu Krishnamurti en español.

suntzuart

the 48 laws of power