Jiddu Krishnamurti texts Jiddu Krishnamurti quotes and talks, 3000 texts in many languages. Jiddu Krishnamurti texts

Cartas a las Escuelas

15 de febrero de 1982

Debemos considerar juntos qué es lo que entendemos por atención. La mayoría de nosotros aprende lo que es concentración; desde la infancia se nos obliga a concentrarnos en algo que generalmente no nos gusta. Este forzarnos a hacer algo que nos desagrada, engendra una especie de rebelión. La educación, que se ha vuelto un verter de múltiples materias en nuestro cerebro, nos condiciona a ajustarnos. Millones y millones en todo el mundo se instruyen y después no encuentran trabajo. Todo el patrón de la sociedad en que vivimos se ha vuelto tan anormal, tan peligroso, que debemos encontrar un nuevo modo de convivir. Esto requiere sensibilidad y una observación y un pensar muy objetivos. Uno se pregunta si este concentrarse, que limita la percepción, ayudará a producir una calidad distinta de mente.

¿Para qué se les educa a ustedes? ¿En qué van a convertirse como seres humanos? La mediocridad prevalece desde la más alta estructura política a la más elevada organización religiosa. ¿Se les educa para que encajen en este patrón? ¿Van a convertirse en seres humanos mediocres, carentes de toda pasión, en conflicto consigo mismos y con el mundo? Esta es realmente una pregunta muy seria que ustedes tienen que formularse a sí mismos. ¿Puede este ser humano concentrado, agresivo, competitivo, producir un orden diferente en nuestra existencia?

Como dijimos, debemos considerar qué significa estar atentos. Ésta puede ser la clave para una existencia armónica. Tal como están las cosas, el intelecto, toda la actividad del cerebro, que es el pensar, domina nuestra existencia. Esto, naturalmente, produce en nosotros contradicción interna, una conducta peculiar. Cuando sólo predomina una parte de nuestro ser total, ello genera inevitablemente comportamientos neuróticos. Estar atento es percibir este predominio del intelecto, sin el impulso instintivo de controlarlo y sin permitir que el lugar del intelecto sea ocupado por la emoción. Esta percepción lúcida genera sutileza y claridad de mente.

Existe una diferencia entre concentración y atención. La concentración consiste en enfocar toda nuestra energía en un punto particular. En la atención no existe punto focal alguno. Estamos muy familiarizados con la concentración, no con la atención. Cuando uno presta atención a su cuerpo, el cuerpo se aquieta y adquiere su propia disciplina; está relajado pero no flojo y tiene la fuerza de la armonía. Donde hay atención, no hay contradicción y, por lo tanto, no hay conflicto.

Cuando ustedes lean esto presten atención al modo en que están sentados, al modo en que escuchan, al modo en que reciben lo que la carta les está diciendo, al modo en que reaccionan a lo que se dice y a las razones de que encuentren tan difícil atender. Ustedes no están aprendiendo cómo atender. Si aprenden cómo atender, entonces eso se convierte en un sistema, que es a lo que está acostumbrado el cerebro; y así hacen de la atención algo mecánico y repetitivo, mientras que la atención no es mecánica ni repetitiva. Es el modo de mirar la totalidad de nuestra vida sin el centro del interés propio.

Cartas a las Escuelas

15 de febrero de 1982

Jiddu Krishnamurti, Cartas a las Escuelas. Textos libros conversaciones filosofía. Letters to Schools 1978...1983. Jiddu Krishnamurti en español.

suntzuart

the 48 laws of power