Jiddu Krishnamurti texts Jiddu Krishnamurti quotes and talks, 3000 texts in many languages. Jiddu Krishnamurti texts

Encuentro con la Vida

Primera Parte - Piezas Cortas

¿Qué es la relación?

El anuncio decía que el vuelo aún no había partido de Milán a causa de la niebla y que todos debíamos aguardar pacientemente por una hora o más; y aguardamos. Íbamos todos a Roma y en la sala de espera había una gran multitud: los muy elegantes, los de pelo largo y los de pelo corto; un joven abrazaba a una muchacha sin tomar en cuenta para nada a todos los demás, y otro joven con una guitarra comenzó a rasguearla. Algunos fumaban y se bebía mucho. El lugar era caluroso y había un olor intenso a perfume barato.

¿Qué es la relación? ¿Qué relación hay entre ese joven y la muchacha, o entre esa mujer elegante y su marido, o entre aquella de mayor edad y su hijo, que se veía aburrido y a quien llevaban al extranjero para mostrarle las viejas ciudades de Italia? ¿Cómo puede haber relación entre un hombre y una mujer, o con cualquiera, si uno es ambicioso y está absorbido por esa ambición, completamente centrado en sí mismo? Es evidente la dureza en los rostros de aquellos cuyas actividades giran totalmente en torno del “yo” y el “tu”. Puede haber un contacto físico, y es probable que toda la relación, la superficial y la que llaman profunda, se limite a eso. ¿Cómo puede uno estar relacionado con otro si uno es receloso, si piensa que siempre está en lo correcto y jamás admite el sentimiento de estar equivocado? Ese hombre con su antiguo orgullo de raza o su imaginada importancia, ¿qué relación puede tener excepto una física o superficial? ¿Cómo pueden dos personas neuróticas que viven en la misma casa y se llaman a sí mismas marido y mujer, tener alguna clase de relación? Hay parejas aparentemente felices, donde ambos han ido creciendo juntos a través del infortunio, la pena y el dolor, con sus múltiples remordimientos y fracasos... Uno diría que fueron felices en su relación, tanto en lo físico como en lo demás, ¿pero cómo puede haber relación alguna con el otro si el “yo” es de primordial importancia, si uno es celoso, arrogante, y el otro es complaciente? Es obvio que no puede existir una buena relación con ninguna de estas personas.

Hay personas que están completamente absortas la una en la otra, que hacen cosas juntas, con muy pocos intereses externos, que se satisfacen con vivir en la misma habitación y que ni una tarde salen de su casa. Una relación así es tal vez muy inusual, pero la vida no es sólo una buena relación. Es mucho más, es algo inmensamente superior al movimiento satisfactorio de una feliz relación personal. Estar verdaderamente relacionado con otro sólo es posible cuando la ambición, la desconfianza, la competencia, el sentido de posesión, con todas sus amarguras, enojos y frustraciones, se hallan por completo ausentes.

Una relación así es rara, pero sin tal rareza la vida queda atrapada en trivialidades. La vida incluye la muerte, el amor, la comprensión del placer y algo que está mucho más allá de todo esto. La “verdad” del analista o el mito en que se complacen las personas religiosas no tiene, obviamente, nada que ver con la realidad. Sin dar con esa realidad, por buena que pueda ser una relación, forzosamente tiene que permanecer siendo superficial, fortuita o basarse en la complacencia y la resistencia. Sin ese sentido de la belleza de lo verdadero, la relación se vuelve inevitablemente un proceso limitativo.

Pero las personas en la sala de espera, aburridas, molestas ante la demora, no hubieran deseado ninguna otra clase de relación que la que tenían.

Un escritor muy conocido intervino en nuestra conversación y, yendo más allá de lo circunstancial, comenzamos a hablar de cosas serias, del sufrimiento humano, de la increíble mitología de la Iglesia y de la explotación del hombre durante tantos siglos mediante una idea que él llama la Verdad, Dios; y también hablamos de las diversas divisiones políticas que el escritor, como comunista, sostenía que eran la única solución. Preguntamos si el sufrimiento, el conflicto de los celos en el amor, el afán posesivo y la demanda de poder y posición pueden ser resueltos por un dictamen político. “¡Oh!”, dijo él, “yo no sufro, ellos están sufriendo; esto es el amor, este conflicto, estos celos, este antagonismo y este temor... sin esto el amor no existe”.

Justo entonces la voz en el altoparlante dijo que debíamos abordar nuestro vuelo. Pronto nos elevamos a treinta mil pies, y debajo de nosotros estaba el Monte Blanco y, en seguida, Génova, Florencia y las curvadas bahías del azul Mediterráneo. Era un bello día, claro, resplandeciente, lleno de luz.

Del Boletín 13 (KF), 1972

Encuentro con la Vida

Primera Parte - Piezas Cortas

¿Qué es la relación?

Jiddu Krishnamurti, Encuentro con la vida - Piezas Cortas, Preguntas y Respuestas, Pláticas. Jiddu Krishnamurti en español.

suntzuart

the 48 laws of power